domingo, 19 de mayo de 2013

LA ANGUSTIA, EL DESAMPARO Y LA DESESPERACIÓN DEL SER



EXISTENCIALISMO

El existencialismo es una corriente filosófica. Tiene sus antecedentes en el siglo XIX en el pensamiento de  Kierkegaard y Friedrich Nietzsche. También, aunque menos directamente, en el pesimismo de Arthur Schopenhauer, así como en las novelas de Fiódor Dostoyevski.
En el siglo XX, entre los filósofos más representativos del existencialismo se encuentran Martin Heidegger, Karl Jaspers, Miguel de Unamuno, Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir y Albert Camus.
Sin embargo el existencialismo cobra fuerza en el siglo XX y particularmente tras las terribles experiencias que vivió la humanidad durante la Primera y Segunda Guerra Mundial. Los pensadores se preguntan ¿qué sentido tiene la vida?", "¿para o por qué existe el ser?", o "¿existe la libertad total?"
Hay dos clases de existencialismo:
1-      El existencialismo ateo  representado por  Heidegger  y  los existencialistas franceses entre ellos Sartre.
2-      El existencialismo cristiano representado por Kierkegaard, Jaspers y Gabriel Marcel. 


EL EXISTENCIALISMO ES UN HUMANISMO (1946)
 
Es una transcripción taquigráfica de una conferencia del  escritor y filósofo francés Jean-Paul Sartre, que se considera el manifiesto del existencialismo. 

Concepto:
Entendemos por existencialismo una doctrina que hace posible la vida humana y que, por otra parte, declara que toda verdad y toda acción implica un medio y una subjetividad humana”

Intentaré resumir las ideas fundamentales:

“La existencia  precede a la esencia” veámoslo con un ejemplo:
Si un artesano quiere fabricar un reloj, tiene que saber qué es un reloj, para qué sirve y cómo se hace,  es decir, parte de un concepto y una técnica. Por lo tanto el conjunto de cualidades y técnicas que permite definirlo y fabricarlo (la esencia) precede a la existencia.  Si concebimos un Dios creador, este se asimila al artesano. Cuando Dios crea, sabe con precisión lo que crea, produce al hombre siguiendo unas técnicas y una concepción.  El hombre, al ser creado de esta forma, es poseedor de una naturaleza humana, esta se encuentra en todos los hombres, lo que significa que cada hombre es un ejemplo particular de un concepto universal, el hombre.

El existencialismo ateo dice: que si Dios no existe, hay por lo menos un ser en el que la existencia precede a la esencia, un ser que existe antes de poder ser definido por ningún concepto, y que este ser es el hombre.

Así, pues, no hay naturaleza humana, porque no hay Dios para concebirla. El hombre no es otra cosa que lo que él se hace.

El hombre empieza por existir, es decir, que empieza por ser algo que se lanza hacia un porvenir, y que es consciente de proyectarse hacia el porvenir.

Con nuestros actos creamos a la persona que queremos ser, pero al  mismo tiempo estamos creando una imagen de la persona tal como consideramos que debe ser. Cuando elegimos algo estamos afirmando el valor de lo elegido  y siempre vamos a elegir el bien y nada puede ser bueno para nosotros sin serlo para los demás.

Al modelar nuestra imagen, nuestra responsabilidad es grande porque compromete a la humanidad entera. Por ejemplo: si elijo ser cristiano, estoy diciendo que la resignación es lo que conviene, que el reino del hombre no está en la tierra. Si elijo casarme el mensaje que doy es la monogamia. ..
Por lo tanto el  hombre es responsable de lo que es y eligiendo se hace a sí mismo. Pero no solo es responsable de su estricta individualidad, sino que es responsable de todos los hombres.

La angustia, el desamparo y la desesperación existencialista:

Angustia: porque cuando comprende que elegir para sí es elegir para la humanidad, no puede escapar al sentimiento de su total y profunda responsabilidad. Deberíamos preguntarnos antes de actuar ¿qué sucedería si todo el mundo hiciera lo mismo?

Desamparo: porque Dios no existe, y por tanto no hay frente a nosotros valores u órdenes que legitimen nuestra conducta. No hay justificaciones o excusas para nuestros actos. No hay una naturaleza humana dada y fija, es decir, no hay determinismo. El hombre es libre y por tanto responsable de todo lo que hace.

Pero con esto, Sartre, no trata de hacer culpable al hombre de todo lo malo que hay, lo que pretende es que el hombre sea capaz de cambiar la situación en la que vive cuando esta es dañina, es decir, que tenga el valor de tomar las riendas de su vida y crear un mundo mejor.
El desamparo implica que elegimos nosotros mismos nuestro ser.

Desesperación: porque nos limitaremos a contar con lo que depende de nuestra voluntad, o con el conjunto de probabilidades que hacen posible nuestra acción. Si tengo que llegar a una ciudad, un día y una hora determinada, puede ocurrir que el tren descarrile, que haya una huelga…son circunstancias que escapan a mi control y ningún Dios, ningún designio puede adaptar el mundo y sus posibilidades a mi voluntad.

Si deseo algo solo sé que haré todo lo que esté en mi poder para que llegue. El quietismo es la actitud de la gente que dice: los demás pueden hacer lo que yo no puedo.

El existencialismo dice: solo hay realidad en la acción. El hombre no es nada más que el conjunto de sus actos, nada más que su vida.

El existencialismo horroriza a algunas personas porque no les sirve para soportar su miseria y poder pensar: las circunstancias han estado contra mí, yo valía mucho más de lo que he sido.
Si en una novela existencialista se describe seres flojos, débiles, cobardes y malos, no son estas cualidades lo que asusta. Si como Zola, se dijera que son así por herencia, por la sociedad, por un determinismo orgánico o psicológico, la gente se sentiría segura y diría: bueno somos así, y nadie puede hacer nada.
Pero el existencialista, cuando describe a un cobarde, dice que el cobarde es responsable de su cobardía. Porque él a través de sus propios actos se ha convertido en cobarde. Y esto es lo que horroriza, porque la gente quiere que se nazca cobarde o héroe para no tener la responsabilidad de que el cobarde, si él quiere, se pueda convertir en héroe.



6 comentarios:

  1. El resumen que has hecho me ha servido para entender mucho mejor el concepto de existencialismo, creo que, por fin, lo he captado. Muy bueno Juana. Enhorabuena. Felicidades..

    ResponderEliminar
  2. soy una pragmática porque creo existo y todo lo demás, sentimientos. pensamientos parten del hecho de que Dios me ha dado la existencia. Pero claro sólo se pensar a lo niño Hace años que estudie un poco el existencialismo y realmente creo que no podia entender que si había un jamón colgado delante de mi podía ser que existiera o no. Pensaba en sacar una navaja y probarlo.Perdonar mi ignorancia. De todas formas hay cosas en lasque estoy de acurdo. Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen, ante todo bienvenida a este espacio de encuentro y diálogo. el deseo de saber es lo que nos mueve por ello hay cabida para todas las opiniones.
      Respecto a lo que comentas sobre el existencialismo, dos puntualizaciones. La primera es que el existencialismo presenta dos corrientes, una atea y otra que cree en Dios. Opino que la atea es la más coherente, pero hay quienes consideran que existencialismo y Dios con compatibles.
      La segunda puntualización es que el existencialismo no duda de la existencia del jamón. Creo que lo has confundido con Descartes. Este filósofo puso en duda todo. Dudó de lo que podía percibir por sus sentidos, dudó de la teología medieval, del aristotélico tomismo, de las verdades evangélicas, de la Inquisición y de Dios. La duda es revolucionaria, temida por las dictaduras y las religiones Cuando una persona empieza a dudar de las grandes verdades, los poderosos tiemblan.

      Eliminar
    2. Hola Mari Carmen, bienvenida a nuestro blog.
      Me gustaría que lo leyeras y nos dieras tu opinión de todo lo que se publique en él porque nos gusta la diversidad de pensamiento ya que esto nos enriquece a todos.

      Eliminar
  3. Gracias por la breve explicación.
    Aun tengo una duda:
    Nacemos existencialistas, o nos hacemos existencialistas.
    En mi caso, desde muy pequeño he sido melancólico y la angustia siempre la he traído al lado mio.
    Estaré muy agradecido si responden mi cuestión.

    ResponderEliminar
  4. Cuando pienso en lo que nosotros como seres humanos debemos tomar en consideracion para dar perspectiva a nuestras vidas, el termino existencialismo viene a mi mente. Ya que el existencialismo toma la responsabilidad del individuo y se la devuelve para que haga de esa responsabilidad la base de sus acciones.

    Mas el escribirlo es mas facil que practicarlo, al teorizar en ideas como el existencialismo, rara vez puedes identificar en la persona comun una determinacion por aplicar los principios existencialistas, mas bien identifican ciertos patrones de comportamiento que se asimilan a las ideas expuestas y los toman como la prueba de que, por tal razon, son existencialistas.

    Una verdadera vida basada en el existencialismo tiene un tinte melancolico ya que el universo es deprovisto de la unidad simbiotica que nos une a todos en la comunidad cosmica. Al aplicar un existencialismo, cualquiera que sea su denominacion, el individuo se ve ante una realidad, digamos, muy real.

    En este momento, como ejemplo, personalmente me encuentro en una pequena etapa en la cual, aparentemente, automaticamente, mi ser camina por el angosto camino de los escapes inmediatos (licor, cigarro, etc). Y se que mi naturaleza existencialista me lleva a sentir una realidad en la cual no he sido capaza de practicar mi responsabilidad al maximo y es en esa parte donde puedo notar que solo es un reaccion automatica ante las circunstancias.

    Asi es que, existencialista? probablemente si, probablemente no. las acciones son las que al final de cuentas definen nuestra estructura mental.

    ResponderEliminar